La autopsia reveló como asesinaron a la joven hallada enterrada
La autopsia reveló como asesinaron a la joven hallada enterrada

El país está conmocionado por el femicidio de una adolescente de 15 años. #ViolenciaDeGénero #Femicidio

La madre de Navila Garay, la adolescente de 15 años que fue encontrada enterrada en el fondo de una vivienda de la localidad bonaerense de Chascomús definió al único detenido por el caso como "una basura".

Al referirse a Néstor Garay, de 56 años y sospechoso de haber cometido el crimen, Débora, madre de la joven presuntamente asesinada, sostuvo que es "una basura, un abusador y un pedófilo".

La mujer sostuvo que el detenido, que no tendría relación de parentesco con la chica, trabajaba de parquero y tiene un primo "relacionado con el tema de los prostíbulos".

Débora sostuvo que su hija, la noche de su desaparición, el 10 de septiembre pasado, tomó un remis y se dirigió a la casa de Garay, quien se encargó de pagar el viaje.

No obstante, tras el testimonio del remisero, se dirigieron a la casa, en dos ocasiones, en la segunda con la Policía, sin encontrar a nadie.

En declaraciones a la prensa, Débora reveló que el detenido llamaba constantemente a su hija, según lo que le dijo el novio de la adolescente, aunque ignora el motivo.

La mujer consideró la posibilidad de que la chica fue asesinada porque se resistió a una violación: "No se iba a dejar atropellar así nomás", dijo.

A Garay, según indicaron fuentes judiciales, lo compromete la declaración de un vecino que dijo que se presentó en su casa y le pidió permiso para enterrar un perro en los fondos de la propiedad.

A partir del testimonio del vecino, la Policía acudió al predio y tras realizar excavaciones se pudo dar con el cuerpo de la menor.

El detenido se encontraba a disposición de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada número 9 de Chascomús, a cargo del caso.

ESCALOFRIANTES DETALLES

A Navila Serena Garay, de 15 años, la mataron y enterraron su cuerpo en una casa quinta en Chascomús. La autopsia reveló que Navila tenía una hemorragia cerebral masiva, con múltiples fracturas y hundimiento de cráneo. Sufrió un paro cardiorespiratorio traumático y no presentaba signos de violencia sexual.

Si bien aún no se conocen datos precisos sobre lo ocurrido, sí se sabe que el sospechoso había solicitado permiso para "enterrar un perro" a los dueños de la casa donde realizaba tareas de mantenimiento ubicada en la calle Mercedes al 700, un día después de la desaparición de la adolescente.